v1/posts/161006-novagob-nagore.jpg

¿Sueñan los funcionarios con administraciones eléctricas?

El día a día de los empleados públicos que luchan por una administración más abierta

“El presupuesto es público desde hace dos siglos” explica Carles Ramió, Catedrático de Ciencias Políticas de la Pompeu i Fabra. “Pero yo he ocupado un cargo público y no lo entendía del todo”, asegura. “Y un día me di cuenta de que el que hacía el presupuesto tampoco lo entendía”. Ramió es uno de los ponentes del Congreso de Innovación Pública Novagob, al que hemos asistido para hablar de transparencia útil. Su anécdota explica por qué los portales de transparencia llenos de documentos escaneados apenas tienen visitas: No sirve de nada reciclar un modelo caduco, sea cual sea el formato.

No se trata de adaptar, sino de rediseñar. No vale con cumplir la ley y ya está; hay que reducir la distancia entre el ciudadano y sus instituciones. Por eso lo que hacemos en Gobierto es enseñar los presupuestos de forma visual, sencilla y con un lenguaje comprensible para todos. Y aplicamos esta filosofía a todas nuestras herramientas: ya sean agendas de cargos públicos, procesos de participación o indicadores open data de un municipio. No creemos en los “portales de transparencia”, creemos en una solución integrada de gobierno abierto.

v1/posts/161004-gobierto_madrid_presupuestos.png

Pasar por Novagob supone un soplo de aire fresco: ver trabajadores públicos que llevan años peleando por transformar unas estructuras caducas y anquilosadas. “En la administración pública hay indiferencia hacia la transformación digital”, asegura José Antonio García, Presidente de ASTIC, “se ve como una moda”. Por eso muchos funcionarios se quejan de que malgastan su esfuerzo apagando fuegos con herramientas obsoletas o que directamente no sirven para ofrecer una visión real de lo que pasa en el ente público. Son parches temporales que además de ser ineficientes, pagamos todos los ciudadanos.

García señala además que la sociedad está viviendo un proceso de inusitada rapidez en la innovación de las empresas privadas: “Si las administraciones públicas no están a la altura se corre el riesgo de deslegitimación de lo público”.

Datos abiertos para reducir costes

Otro reto al que se enfrentan es el de la legislación en torno al open data. Antonio Sánchez Zaplana, jefe de área de Tecnología de Aguas de Alicante, dice que hay “restricciones legislativas para publicar los datos en bruto abiertos”. La defensa de la privacidad es el gran reto de los datos abiertos, pero no puede servir de coartada para la opacidad. Porque, según Sánchez, la publicación y análisis de los datos abiertos del agua les han hecho ser más eficientes y ahorrar costes.

Para otros, el paso de la contratación en papel a la electrónica ha supuesto una nueva ventana de oportunidad. “Seguir los procesos de contratación españoles es un galimatías”, dice Israel Rodríguez, Responsable Proyecto Contratación Electrónica de la Universidad de Almería. “Por eso el mercado de la contratación pública hasta hace poco ha estado reservado a las grandes empresas”. Al simplificar y facilitar el proceso desde plataformas digitales, la universidad pública ha conseguido atraer a pequeñas empresas. Rodríguez asegura que ahora “cerca del 80% del importe los contratos de la universidad se lo están llevando PYMES”.

El reto de la participación

La gran asignatura pendiente es la participación ciudadana, en torno a la que hay grandes retos. Muchos ayuntamientos quieren poner en marcha procesos participativos pero no saben cómo hacerlo. O lo hacen pero apenas obtienen respuesta. Elevar el nivel de participación en la toma de decisiones es difícil y requiere un proceso previo de toma de contacto. En Gobierto proponemos un modelo suave de pequeñas consultas, “microparticipaciones”, para que la gente asimile conceptos básicos de un vistazo, casi como un juego.

El profesor Ramió, de la Pompeu i Fabra, ve con esperanza el momento presente marcado por la necesidad de frenar la corrupción por la vía de la transparencia: “Cuando yo era pequeño todo el mundo en España conducía borracho”, recuerda. “Pero se cambiaron los límites de alcoholemia y las sanciones. El resultado es que hoy en día está mal visto tomarse unas copas de más y coger el coche”.

Más información sobre el congreso en la web de Novagob.

Más sobre: gobierto ·
Gobierto en tu buzón
Recursos sobre gobierno abierto y noticias sobre Gobierto y nuestros proyectos.